miércoles, 14 de septiembre de 2016

MAPA: EL AVANCE DE LA MISA TRADICIONAL EN EUROPA







 
A continuación, gracias al mapa de google creado por la web Projet SP5-Usus Antiquor, les ofrecemos la posibilidad de conocer con detalle todos los lugares de Europa donde se celebra la Misa según la forma del Rito Romano tradicional o vulgarmente conocida como Misa en Latín. Asimismo, encontrarán datos más específicos sobre dicha celebración como su frecuencia, horario, sacerdote celebrante…etc.
Con ello, podremos comprobar el avance espectacular que está teniendo esta realidad eclesial en paises europeos como Francia, Alemania, Italia y Reino Unido, entre otros, desde la entrada en vigor -hace nueve años- del Motu Proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI.

http://projetsp5.blogspot.com.es/

misa-tradicional-en-europa

Una Voce Sevilla
 


sábado, 16 de julio de 2016

7 Milagros Impresionantes de San Benito



San Benito de Nursia, fundador de la orden de los Benedictinos es considerado el propulsor fundamental de la vida monástica en Europa, quien estableció una red de monasterios en base a su Regla. Hoy es considerado uno de los Patrones de Europa y padre del monacato occidental. Pero también es conocido por los milagros que realizó en vida.

A tal punto han sido de importancia sus milagros que se le representa iconográficamente mayormente con el libro de la Regla, una copa rota, y un cuervo con un trozo de pan en el pico, en memoria del pan envenenado que recibió Benito de un sacerdote de la región de Subiaco que le envidiaba.

Tiene creciente fama de exorcista y su medalla, de moda actualmente, es un signo de protección, especialmente contra la acción del demonio.

 

QUIEN ES SAN BENITO

Al igual que San Jerónimo y Santa Thaïs, San Benito no murió como un mártir, sino de causas naturales, y fue venerado en el calendario de la iglesia medieval como un “confesor”.

También como Jerónimo, era un asceta y un monje. Pero mientras que Jerónimo, se asocia como Santa Thaïs con la tradición de los monjes del desierto oriental, Benito o Benedicto encarna y representa el más reciente monacato de Occidente.

Benito y Jerónimo también son diferentes para nuestro conocimiento. Jerónimo es muy bien conocido por una variedad de fuentes distintas de leyendas compuestas para promover su culto, mientras que la vida de Benito como “padre de los monjes” es conocido casi exclusivamente por su leyenda: La vida de Benito escrita en 594 por el Papa Gregorio el Grande, medio siglo más o menos después de la muerte de Benito.

Benito nació en Nursia (ahora Norcia, cerca de Spoleto, al noreste de Roma) de padres ricos que lo enviaron a Roma para ser educado. Molesto por la inmoralidad de sus compañeros de estudios, Benedicto encontró compañía más agradable en una comunidad religiosa en Affile (actual Effide).
 

Cuando su primer milagro (mediante oración para reparar un colador roto) llamó la atención no deseada, se retiró a una cueva cerca de un lago en Subiaco, justo al norte de Effide.

Salió tres años después para gobernar una comunidad cercana de monjes, pero cuando reaccionaron contra su rigor al tratar de envenenarlo, Benedicto volvió a su vida solitaria en Subiaco.

Cuando la fama de su santidad le dio más y más seguidores, organizó en doce comunidades separadas de doce monjes cada una.

Él finalmente se estableció con sus discípulos más cercanos en Monte Cassino, a medio camino entre Roma y Nápoles, y allí construyó el monasterio donde pasó el resto de su vida y escribió su famosa regla.
Misa celebrada después de la batalla de Monte Cassino (1944)
 

La muerte de Benito tiene dos fechas diversas en 543 o 547, aunque Gregorio no especifica esta o la fecha de nacimiento del santo (probablemente el 480).

Ese culto de Benito como santo comenzó a florecer inmediatamente después de su muerte (o incluso antes), al menos en el centro de Italia.

Pero en un siglo y medio después de su muerte, el culto local de Benito se había convertido en internacional.

San Benito se considera el padre del Monacato de Occidente. Su pequeña “Regla” sigue siendo guía práctica y segura en el seguimiento de Cristo, no sólo para monjes y monjas sino para muchos cristianos fuera de los monasterios.

Benito tuvo una hermana llamada Escolástica que, según la tradición, fue su gemela. Enseñó a sus discípulos a cantar las alabanzas a Dios en el oficio divino; a tomar como guía el Evangelio, a trabajar cuidando todo lo que hay en la creación como “vasos sagrados del altar”, a vivir en amor y servicio mutuo y a responder a las necesidades del pueblo de Dios a su alrededor.

 

7 MILAGROS DE SAN BENITO

Una de las primeras biografías de su vida fue escrita por el Papa San Gregorio Magno y en ella se incluyen muchas historias de milagros increíbles realizados por el monje.

A continuación les compartimos 7 de los mejores de ellos.

 

1 – Rompió un vaso lleno de veneno al bendecirlo con la Señal de la Cruz

El abad de un monasterio cercano murió y los monjes de ese convento pidieron a San Benito asumir el puesto y convertirse en su nuevo abad.

En un principio el Santo se negó, pero ellos insistieron, por lo que entonces aceptó.

Benito era más estricto que el abad anterior y en poco tiempo los monjes llegaron a odiarlo. Por lo que decidieron matarlo y pusieron un poco de veneno en su copa de vino.

Pero cuando él hizo la señal de la cruz para bendecir el vino, la copa se rompió de repente como si una roca hubiera sido lanzada contra ella.

San Gregorio Magno escribe en su relato de la historia:

“accidente por el cual el hombre de Dios percibió que la copa contenía el trago de la muerte, mismo que no podía soportar el signo de la vida.”

 

2 – Salvó a un hombre de ahogarse al convertirse brevemente en otra persona

Un monje llamado Plácido estaba tomando agua del lago, accidentalmente cayó al agua y fue arrastrado rápidamente por la corriente.

A pesar de que Benito se encontraba a una buena distancia del lago, milagrosamente supo lo que había sucedido y de inmediato ordenó a otro monje llamado Maurus correr hacia el lago para salvar a Plácido.

Cuando Maurus llegó al lago – sin pensarlo- corrió sobre la superficie del agua, agarró a Plácido por el pelo y lo arrastró hasta la orilla.

Sólo se dio cuenta de que había caminado sobre el agua después de que él estaba ya de vuelta en tierra. San Gregorio Magno escribe que Maurus “se maravilló y tenía miedo de lo que había hecho.”

Y aquí es donde las cosas se ponen todavía más extrañas. Hablando sobre el evento más tarde ese mismo día, Maurus insistió en que difícilmente había estado consciente de caminar sobre el agua mientras lo hizo.

¿Y Plácido? Él afirmó que la persona que lo había sacado del agua en el medio del lago no llevaba puesta la ropa de Maurus, sino la de Benito.

En otras palabras, de alguna manera misteriosa, aunque Maurus había sido el que fue al lago, Benito había trabajado milagrosamente a través de él para caminar sobre las aguas y salvar a Plácido.

 

3 – Leía  la mente de sus monjes

Algunos de sus monjes fueron enviados a entregar un mensaje a otra ciudad. Durante el tiempo del viaje, Benito les ordenó ayunar, como era su costumbre.

Pero el viaje duró un poco más de lo que esperaban y alguien les invitó a su casa para una buena comida y ellos aceptaron ¿quién se enteraría?

Benito se enteraría.

Cuando regresaron, él inmediatamente les preguntó dónde habían estado comiendo.

Cuando le respondieron que no habían comido en ningún lugar, Benito les dijo donde habían comido, lo que habían comido y cuántas bebida habían tomado.

Descubiertos, así como temerosos por el hecho de que Benito podía conocer todos los detalles de lo que habían hecho, “cayeron temblando a sus pies” y confesaron su pecado.

 

4 – Resucitó a un niño

Durante un proyecto de construcción en la abadía, el mismo satanás vino a San Benito y le dijo que planeaba atacar a los monjes que trabajan en el proyecto.

Benito inmediatamente, envió un mensaje de advertencia a los trabajadores. Tan pronto como llegó el mensaje, una pared parcialmente terminada se colapsó sobre un niño pequeño que estaba ayudando con el trabajo, causándole la muerte.

Golpeados por la pena, los monjes trajeron el cuerpo muerto y mutilado a Benito, quien puso el cadáver del pequeño en una mesa, sacó a todos de la habitación y comenzó a orar.

Milagrosamente, el niño volvió a la vida y su cuerpo fue sanado de todas las lesiones.

 

5 – Movió una enorme piedra con su oración

Algunos monjes estaban ocupados construyendo nuevas celdas en la abadía y se encontraron con una enorme piedra que bloqueaba el camino de la construcción. Incluso trabajando todos juntos, no fueron capaces de mover la piedra.

¿Entonces, qué hicieron? ¡Llamaron a San Benito, por supuesto!

Él dijo una oración por los que moverían la piedra y ¡“voilà”! Los monjes fueron capaces de mover con facilidad la piedra.

 

6 – Exorcizó a un demonio obstinado

Un hombre de un pueblo cercano estaba poseído por un demonio y su obispo local no pudo exorcizarlo.

Él envió al hombre a los santuarios de muchos santos mártires, pero sin efecto alguno.

Finalmente, el obispo llamó a Benito, quien invocó a Nuestro Señor Jesucristo en oración e inmediatamente liberó al hombre del demonio.

Benito le dejó al hombre dos reglas a seguir para evitar otro ataque demoníaco:

1 abstenerse de comer carne el resto de su vida y

2 no tratar de entrar en el sacerdocio.

 

7 – NO SE INMUTÓ POR EL ENGAÑO DEL DIABLO

Durante una construcción, Benito pidió que los monjes cavaran un agujero profundo en un determinado lugar. Los monjes encontraron un viejo ídolo de bronce.

Por alguna razón, uno de los monjes puso el ídolo en la cocina; no con la intención de adorarlo, sino sólo como un lugar para ponerlo.

De repente, un incendio masivo se desató en la cocina. Preocupados de que el fuego pudiera engullir toda la construcción, los monjes llamaron a Benito, quien dijo que no veía ningún fuego.

Cuando los monjes insistieron que la cocina estaba en llamas, Benito se dio cuenta de que las llamas eran un truco del diablo para asustarlos – un truco que era totalmente ineficaz en él.

Él oró para que los monjes fueran liberados del engaño y rápidamente lo fueron.

Fuente: Foros de la Virgen María

sábado, 2 de abril de 2016

Sobre la Vocación al estado Religioso




Ya que en esta Conferencia se ha de tratar de la Vocación al estado Religioso, a instancia mía; y por condescendencia nuestra, permitidme, Padre nuestro, proponer las dudas que me ocurren sobre el asunto, ocasionadas de lo que ha pasado por mí antes de tomar el Santo Hábito.
M. Creo que nada os aproveche ahora el salir de semejantes
Dudas: pero al fin no quiero dexaros descontento y preguntad pues, lo que quisiereis.
¿Qué cosa es lo que se llama Vocación?
M. Es un exterior, ó interior llamamiento, y tal vez ambos juntos, que se sirve Dios hacer a algún sujeto, inclinándole, ó manifestándole, que tome algún estado, para asegurar mejor su salvación ; ó para los fines que su Majestad sabe. A los Apóstoles les llamó expresamente el Salvador; á .la Magdalena, y otros solo interiormente les llamó ; y así lo hace en todos tiempos según su voluntad.
D. ¿Pero por qué no se dice , que unos tengan vocación de casarse , otros de ser soldados , ni de tomar otros modos de vivir ; y solo de los que quieren entrar en Religión, se dice , si tienen , ó no tienen verdadera vocación?
Algunas veces sí lo he oído de los que quieren ser Sacerdotes, pero pocas.
M. Verdad es, que asi se dice , y pasa; pero no porque
Dios nos llama á otros estados , sino porque como no son estados
destinados a adquirir la perfección de la virtud, ó a asegurar mejor la salvación , no se presume vocación de Dios para ellos , como para ser Religioso , ó Sacerdote. Siendo, pues, bueno el estado en sí mismo , no hay duda , que puede haber para él verdadera vocación de Dios. Al hijo
del Santo viejo Tobías expresamente le mandó el Arcángel San Rafael , que pidiese a Sara por muger, y le dixo : Oportet te eam ampere conjugem. Saúl fue también llamado de Dios por medio del Profeta Samuel á ser Rey; y David lo fue por el mismo Profeta. Y habéis dé saber, que la vocación de Dios no siempre asegura la salvación; porque ésta depende del constante cumplimiento de las obligaciones del estado á que Dios llama: y así Saúl fue reprobado; y Judas, elegido por el Salvador, para ser Apóstol, se precipitó por su malicia, y por sus sacrílegas manos se ahorcó. Sucede en estas vocaciones lo mismo, que en la vocación á la conversión del pecado, y  la gracia; el que está en pecado mortal no puede salir de él sin vocación de Dios; y con todo eso, después de haber salido, vuelve á él por su malicia, ó negligencia.
D. Si la vocación de Dios puede ser, y es para otros estados, ¿cómo se pone solamente cuidado en averiguar, si hay vocación de Dios para ser Religioso, y apenas,  sin apenas se atiende, á si hay vocación de Dios para otros estados embarazosos, y aun peligrosos para conseguir la salvación?
M. Así sucede: pero el mundo cuando interviene el interés de una prebenda, ó beneficio, de un matrimonio ventajoso, ó de algún empleo honroso, solo atiende á la utilidad temporal, y no á si conviene para la salvación. En tales casos no se repara en peligros, y á nadie -se envía al Confesor, pida á Dios, para que consulten su vocación, como se envía á
los que quieren entrar en Religión. Pero ya se conoce bien que ésta es una máxima , ó modo de proceder de los muchos que inspira la carne , y sangre , el interés , la codicia , y ambición; y de ningún modo la fe , la razón , ni la Ley de Dios; y así , mucho desatinará quien se gobierne por las leyes del mundo, como dixo Dios á Santa Teresa.


D. Según lo dicho me parece, que el examinar tanta
al que quiere entrar en Religión , el aconsejarle ;que lo consulte
mucho , y hacerle otras advertencias con los que le intimidan , son clamores mal fundados , y que no hay tanta necesidad de consejos , como dicen.
M. Siempre es justo tomar consejo en las cosas de entidad pero quando el llamamiento interior es repetido , y constante hacia cosa santa , y buena , como es entrar en Religión , hay poco que dudar , sí no se mezcla algún motivo bastardo , ó temporal, según la doctrina de la Santa-Madre Teresa. Os resumo para mayor satisfacción vuestra , lo que dice el Angélico
Doctor Santo Tomás y que propone-, y resuelve determinadamente esta cuestión; es á saber : es laudable que alguno entre en Religión , sin consejo de muchos , y sin prolija deliberación. Responde el Santo: que la mucha deliberación y consejo de muchos se requiere en las dudas grandes; no en las cosas ciertas. Que para entraren Religión se pueden considerar tres cosas : la primera es la- Religión, por lo que es en sí misma  y por esta parte es sin duda , que es mejor ser
Religioso : la segunda es , si tendrá el sujeto bastante animo, y espíritu para cumplir con las obligaciones del estado  y en esto tampoco se debe dudar , dice el Santo, porque nadie debe fiarse de si, sino de Dios , en quien debe poner su confianza, según lo que dice el Profeta : “Qui sperant In Domino mutabunt fortitudinem”. Pero si la dificultad está , en que el sujeto se halla con alguna enfermedad , ó gravado con deudas , ó con otras obligaciones, en tales casos debe tomar consejo, de quienes puedan aprovecharle , y no impedirle, sin pararse en prolijas deliberaciones , como decía San Jerónimo á Paulino ; que no se detuviese á desatar dificultades, sino que las cortase; Festina queso te haeretici in Salo navícula funen magis praescinde , quam solve. La tercera cosa que se ha de considerar es, quál Religión le será más conveniente; y sobre esto puede aconsejarse, con quienes no le impidan su proposito. Esto dice el Angélico Maestro á la question propuesta , poco conforme á los temores , y argumentos, que se hacen en el siglo , fundados en pasages de la Sagrada Escritura mal entendidos, á los que responde el Santo con su acostumbrada solidez. Y es mucho de notar la repetida advertencia suya , de que se tome consejo de quienes aprovechen, y no impidan ; que es lo mismo que decir , de quienes reflexionen sobre ello con Juicio , y discreción ; y no con quienes le aparten de su intento por poco afectos á la Religión, ó por miras temporales.
D. Supuesto lo dicho, hallo, que se yerra mucho en esto; y también infiero, que no será lícito disuadir á alguno, de que sea Religioso , sin graves , y justificadas causas. Pero ignoro, y dudo, si será también ilícito persuadir, a quienno tiene inclinación , que tome el hábito.
M. Aunque se yerra mucho en poner tantos temores , á los que intentan entrar en Religión , sin distinción de personas, y sin examinar sus fines; necesitan las Religiones no poco cuidado en averiguarlos , para no admitir los que no tienen vocación alguna ; y mucho mas , quando se puede presumir, que los pretendientes se mueven por algún fin temporal de mejores , y más seguras conveniencias ; ó por la inclinación que tienen á un hermano, tío, pariente , ó amigo Religioso, porque estas vocaciones de sangre , ó heredades nunca servirán de provecho á las Religiones.  En quanto á la ilación que hacéis, de que no será lícito disuadir la entrada Religión , respondo , que ni el disuadir , ni el persuadir es lícito , si se hace algún genero de violencia. Y así el Santo Concilio de Trento excomulga á los que obligaren alguna muger , no solo á tomar el hábito, sino á entrar i vivir precisamente en un monasterio y también excomulga a los que hicieron lo mismo con los varones , porque deben tener mayor resolución , bien se dexa conocer , que sea ilícito hacerles fuerza; pero no habiendo esta , ó algún engaño , será laudable el persuadir, que se entre en Religión , como dice Santo Tomas.


Instrucciones por un monje profeso del Monasterio de San  Salvador de Celanova (1785).


 Fr, Benito Uría osb.

martes, 17 de noviembre de 2015

Profesión Monástica en Nursia



Anteayer, martes 10 de noviembre, el P. Cassian Folsom, O.S.B., del monasterio de San Benito de Nursia (Italia), publicó en la página web del monasterio estas imágenes, que fueron tomadas el pasado martes 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, durante la emisión de votos simples del Hermano Agustín, O.S.B., de Greenville, Carolina del Sur (EE.UU.). Tomó el nombre de Agustín por su devoción por el Santo obispo de Hipona del siglo V. El Hermano Agustín es un joven monje, graduado en 2013 por la Universidad de Santo Tomás de Aquino, en la localidad de Santa Paula, California (EE.UU.), que, junto con sus clases de formación, también ayuda en la fábrica de cerveza del monasterio. Mis más sinceras felicitaciones al Hermano Agustín, O.S.B., por quien los monjes benedictinos piden oraciones por su discernimiento y formación.

Fuente: Catholicus

martes, 20 de octubre de 2015

EL CELO POR TU CASA ME CONSUME


Fragmento del 'Manual de Urbanidad y Buenas Maneras' de Manuel A. Carreño:


Es un error lastimoso, y en que jamás incurren las personas que poseen una educación perfecta, el creer que sea lícito conducirse en el templo con menos circunspección, respeto y compostura que en las casas de los hombres. Y a la verdad, sería una monstruosa contradicción el admitir y practicar el deber de manejarse dignamente en una tertulia y ofrecer al mismo tiempo el ejemplo de una conducta irrespetuosa y ajena del decoro y la decencia, en el lugar sagrado en que reside la Majestad Divina.

Al entrar en el templo cuidemos de no distraer con ningún ruido la atención de los que en él se encuentran, ni molestarlos de ninguna manera; y jamás pretendamos penetrar por lugares que estén ya ocupados, y por los cuales no podamos pasar libremente, por muy devota que sea la intención que llevemos.

... Tengamos presente que llevar a la iglesia un perro es un acto imperdonablemente indigno e irreverente.

Dentro del templo no debe saludarse a ninguna persona desde lejos, y cuando ha de hacerse de cerca, tan sólo es licito un ligero movimiento de cabeza, sin detenerse jamás a dar la mano ni mucho menos a conversar.

Abstengámonos de apartar la vista del lugar en que se celebren los Oficios para fijarla en ninguna persona.

Se falta al respeto debido a las personas que se encuentran en el templo, a más de ofenderse a la Divinidad, omitiendo aquellos actos que, según los ritos de la Iglesia, son propios de cada uno de los Oficios que se celebran (N. de la R: Por ejemplo, al no arrodillarse durante la Consagración, signo de adoración a Cristo presente en la especies consagradas).

No tomemos nunca asiento en la iglesia, sin que por lo menos hayamos hecho una genuflexión hacia el altar mayor.

Al pasar por delante de un altar en que esté depositado el Santísimo Sacramento, haremos una genuflexión y al retirarnos del templo, si salimos por la puerta principal, haremos también una genuflexión hacia el altar mayor.

Doblaremos precisamente ambas rodillas, si la Majestad estuviere expuesta. También haremos una genuflexión, cuando pasemos por delante de un altar donde se esté celebrando el santo sacrificio de la Misa, si el sacerdote hubiera ya consagrado y aún no hubiese consumido.

Siempre que haya de pasar por junto a nosotros un sacerdote revestido, que se dirija al altar o venga de él, nos detendremos y le haremos una inclinación de reverencia.
 
Fuente: Catolicidad

domingo, 9 de agosto de 2015

Monjes benedictinos con la Misa de siempre

Solemne Santa Misa Tridentina en la catedral de Wrexham, en Gales (Reino Unido) durante una peregrinación a la tumba de San Richard Gwyn
 
El pasado sábado 1 de agosto tuvo lugar la peregrinación de la "Sociedad de la Misa en latín" (Latin Mass Society) a Wrexham, en Gales (Reino Unido), donde, en la catedral, se encuentra la capilla y reliquias del co-patrón de la asociación, San Richard Gwyn -uno de los Cuarenta Mártires de Inglaterra y Gales canonizados por el beato Pablo PP. VI en 1970-, y a la que se unieron los estudiantes de la escuela de verano St Catherine's Trust Summer School. Durante dicha peregrinación, el P. Mark Kirby O.S.B., Prior y fundador-superior del Priorato de Silverstream (Irlanda), ofició la solemne Santa Misa Tridentina, a la que pertenecen estas imágenes, asistido por el canónigo D. Cosme Montjean, ICRSS, y el seminarista D. Anthony Dorsa, Fssp, que actuaron como diácono y subdiácono, respectivamente. El P. Mark Kirby se encargó del sermón, y los acólitos y chicos del coro pertenecían a la escuela de verano. Esta celebración ha sido posible gracias al P. Simon Treloar, deán de la catedral, y a S. E. Mons. Brignall, obispo de Wrexham, que facilitaron el uso de la catedral para dicha ceremonia. Al finalizar la misma, los fieles veneraron las reliquias de San Richard Gwyn y recibieron la solemne Bendición con el Santísimo. LMS Chairman.
 
Fuente: Catholicus